Europa del fracaso a la virtud

Uno de los principales errores de nuestra sociedad, es que hemos logrado convertir la virtud de la humildad, en soberbia, la generosidad en codicia y los valores del esfuerzo y sacrificio en la búsqueda del dinero fácil.
¿Qué mundo hemos creado para nuestros hijos? Un mundo en el que la falta de sacrificio es una virtud y el trabajo un defecto. Un mundo en el que la ambición por hacer de tu país un sitio mejor, ha pasado de ser una meta a ser un defecto. Nuestra sociedad valora la fama por fama y en cuestión de dinero únicamente importa una cosa, más.
Acaso no creamos la vida en sociedad para compartir, para relacionarnos para hacer, en definitiva, de este mundo, un sitio mejor. Ese es el significado de Europa no otro. No nos equivoquemos. Europa es y será un proyecto común. Ahora tenemos el reto de construir y no de destruir. Tenemos que pensar que nos hemos equivocado, cierto, pero ahora es el momento de trabajar para reconstruir una sociedad llena de valores. El primer paso Grecia. Los políticos deberían de dar un golpe encima de la mesa, con convicción, con liderazgo, con severidad y decir a los mercados que Europa ha llegado para quedarse. El sueño de Churchill es realidad y los europeos vamos a estar para ayudarnos los unos a los otros.
Hay que olvidarse de sacar a Grecia del euro, hay que olvidar de estrangular más a una de las cunas de nuestra civilización. La solución pasa por evitar el colapso de nuestro sistema. Para ello, hay que evitar la reestructuración y la absurda salida de Grecia del euro. ¿Qué mensaje daríamos a nuestros hijos? Delante de un problema hay que huir o por el contrario hay que afrontarlo. Hay que sufrir con nuestros hermanos para superar sus problemas o abandonarlos a su suerte?
La solución pasa por aplicar reformas estructurales. Grecia tiene que sufrir sus errores para aprender. Grecia tiene que caer para volverse a levantar. Pero nosotros, tenemos que intentar que la caída se lo más llevadera posible. Pero, la solución no pasa por la reestructuración sino por la refinanciación. Alargar el vencimiento de los plazos de entrega. La solución pasa por ayudar a nuestros hermanos griegos, reduciendo el coste de la deuda y no sacándolos del euro a las primeras de cambio. ¿Qué credibilidad tendría el euro ante el mundo?
Alargar el plazo de vencimiento de la deuda Griega y reducir el coste de financiación podría tener como condicionante un calendario de amortización de la deuda junto con un programa de privatizaciones. Grecia puede salir de la crisis, pero como decía el primer ministro Papandreu “que nos dejan hacer nuestro trabajo”.
Esperemos que los políticos den buen ejemplo a nuestra sociedad, esperemos que los políticos hagan del liderazgo convicción y de la ayuda a Grecia el inicio de una Europa unida. Los mensajes de las últimas semanas, en medio de fuertes rumores parecen indicar, que los políticos tienen claro lo que está en juego.
Por otro lado, reestructurar la deuda Griega significaría una catástrofe para los bancos europeos, significaría la aniquilación del sistema financiero. El sistema necesitó 3 trillones de USD para salvar la chapuza de Lehman Brothers. No podría resistir la aniquilación de Grecia.
Por otro lado, salir de la divisa común no significa necesariamente convertir la deuda pública en dracmas. La que significa que en caso de salir del euro, Grecia debería ipso facto el doble de lo que debe. Si las autoridades decidieran convertir la deuda en dracmas, entonces Grecia tendría una pérdida de confianza de los mercados de deuda, y no podría volver a ellos durante décadas, lo que podría llevar a Grecia a una situación devastadora. Sin olvidar de que los devastadores efectos sistémicos, serían todavía peores que en una hipotética reestructuración.
Ante este panorama, el mundo tiene que dar un mensaje claro. Grecia se ha equivocado, ha caído y está convaleciente, pero la vamos a ayudar. Grecia y el resto de países de Europa tiene que aprender la lección pero nuestra obligación, como ciudadanos de Europa, es ayudar a nuestra hermana y enseñar a nuestros hijos que el sacrificio, la humildad y la generosidad son virtud y la soberbia y la codicia defecto.

Somebody else wants a trillions USD?

Sígueme en Twitter:  @JoanMarcRibes

Sígueme en inversion y Trading: www.inversionytrading.es

www.activotrade.com

Un trader, como buen estratega que debe ser, probablemente ame los trabalenguas como el que viene:

“El mundo está entrillonado, quien lo desentrillonará? El desentrillonador que lo desentrillone, buen desentrillonador será!!”

Deuda. Esta es la palabra de moda. Llevo años estudiando finanzas, contabilidad y estados contables. Una de las cosas que más me gusta ver en un balance es el ROE. El ROE es la rentabilidad sobre los recursos propios. Las empresas con ventajas competitivas duraderas, tienen habitualmente un ROE elevado lo que significa que su beneficio es tan constante que no necesita recurrir a la deuda para ganar dinero. A veces existen compañías altamente apalancadas con un ROE elevado. Es decir, la rentabilidad es tan elevada que la deuda se autofinancia con las ganancias.

Podemos decir que hay un punto óptimo de apalancamiento que en caso de sobrepasarse en épocas de bajos tipos de interés, en el momento que sube el coste de financiación, crea problemas a las empresas. Las empresas, que no han logrado crear rentabilidades eficientes por encima del coste de financiación, pueden incluso caer en la quiebra.

En los países sucede algo similar. Los estados tienen políticas para garantizar el estado del bien estar. Es decir, en momento de bonanza económica deben de actuar para evitar que la locura humana se apodere de los mercados y en épocas de recesión el estado tiene que incrementar la deuda pública para sustituir la ausente demanda privada.

Por lo tanto, a pesar de que ahora se intenta demonizar la deuda, el crédito no ha sido nunca malo. Incluso diría que la deuda es buena y necesaria para crecer económicamente hablando. Lo adecuado o inadecuado no es la deuda en sí, lo adecuado o inadecuado es el uso o abuso que de la deuda se hace. Eso no es novedad, lo que es novedad es que está al orden del día.

Actualmente parece que demonizar la deuda, como decíamos está de moda. Sin embargo, uno de los principales problemas que hacen tan complicado salir de la recesión, es que el crédito al consumo y el crédito hipotecario se han frenado y las tasas de ahorro se han disparado. El sistema capitalista necesita por un lado cortar el gasto público pero por el otro lado, que el consumidor deje de ahorrar y gaste. Qué paradoja verdad?

Si miramos los datos de deuda pública en función del PIB, podemos observar con mayor objetividad los datos. Como podemos comprobar, el grave problema en cuanto a deuda se refiere lo tiene Grecia. Grecia necesita la producción total de un año y medio para pagar su deuda. A algunos les sorprenderá el hecho de que las cifras de España sean tan moderadas. España a diferencia del resto de países, no tiene un problema de deuda pública, el problema de España es que la deuda privada es muy abultada y más aún tiene un problema de 300 mil millones de euros de créditos al promotor.Apreciamos también la elevada deuda de UK y EEUU. Algunos podrían preguntarse cómo puede ser que las agencias de rating, están bajando el rating a países como España y Portugal y sigan manteniendo la triple A en USA.

La respuesta a esta pregunta nunca la deberíamos buscar en el nominal de la deuda. Es decir, no es lo mismo que USA deba un 100% sobre el PIB que lo deba por ejemplo España. La calidad de la deuda viene dada por la capacidad que tiene el estado de generar ingresos. En España, el problema radica además de la deuda privada, en el modelo productivo. El estado ganó mucho dinero gracias al boom inmobiliario, gracias a los impuestos sobre beneficios de las empresas del sector de la construcción. Estos ingresos difícilmente se repetirán, por lo tanto, es lógico pensar que el nivel de riqueza del país, va a ser inferior durante varios años al pico de 2007. En EEUU la situación es muy diferente. Empresas americanas como las petroleras o las tecnológicas de Sylicon Valley, tienen grandes ventajas fiscales. El modelo productivo americano es el motor del mundo y es el centro de la innovación y el desarrollo. Para EEUU, reducir la deuda, puede ser tan sencillo como subir los impuestos. Sin embargo, es una decisión que todavía no se ha planteado de una forma seria.

Sin embargo, es una decisión que todavía no se ha planteado de una forma seria.La capacidad de pagar la deuda, viene dada también por la capacidad de generar beneficios. El estado nunca se ha caracterizado por querer ganar dinero. El estado del bienestar se construye precisamente para que sea solvente y en época de crisis pueda intervenir para sustituir la demanda privada. Las pensiones, la sanidad, la educación etc. En este caso, los países con menos déficit, es decir que pierdan menos dinero, son los países que menos verán crecer su deuda. Por ejemplo, Japón es de lejos el país más endeudado del mundo.Si España tuviera el nivel de deuda por PIB de Japón el país estaría completamente quebrado. Cada economía tiene sus particularidades. En este caso, el déficit de Italia, por ejemplo, permite a los italianos un elevado nivel de deuda, porcentualmente el doble que España prácticamente.Los EEUU tienen un déficit del 5,6% muy cerca que España, por lo tanto siendo objetivos, podemos ver de qué forma USA tiene una deuda un 40% superior respecto a su PIB pero un déficit algo mejor. Como decimos, la solución en España pasa por reducir el déficit e invertir para cambiar el sistema productivo.

Otra forma de ver la deuda, es comparada por la renta per cápita. Es decir, no es lo mismo que EEUU tenga una deuda per cápita de 46.000 € que por ejemplo Portugal. Estos datos por ejemplo, nos indican que España por ejemplo, tiene un ratio muy correcto entre renta per cápita y deuda pública. Sin embargo, aquí podríamos entrar en una discusión más profunda acerca de la redistribución de la riqueza y de la deuda privada (empresas y familias).

Por lo tanto, queda claro que España, como país no está tan mal como parece. Sin embargo tiene un grave problema en su esquema productivo, y en la deuda de las empresas y de las familias. Por lo tanto España necesita recortar el déficit, buscar un modelo productivo que logre reducir el 40 % sobre el PIB que ocupaba el sector de la construcción antes de la crisis, mejorar la educación como proyecto vital a largo plazo, reestructurar el sistema bancario sacando a la luz las verdaderas pérdidas escondidas en los balances de los bancos y cajas españoles y finalmente sobrevivir con la losa que tendrá el consumidor español durante los próximos 30 años, las hipotecas.

Nos hemos vuelto locos?

Sígueme en Twitter: @JoanMarcRibes

La dantesca actitud de los gobiernos europeos, lleva a Europa a su propia inmolación económica. En las últimas semanas, la tragicomedia del parlamento Europa roza lo absurdo y en algunos casos, no podemos más que mirar asombrados, si los periódicos económicos son de economía o de humor.

Estas semanas hemos asistido a la aniquilación de las agencias de rating por parte de la opinión pública. Las autoridades políticas de Europa, han impuesto a la opinión pública la idea de que las agencias de rating son el demonio, con tendencia oligopolística controladas por los poderes fácticos americanos. El colmo de la parodia, lo encontramos en el Sr. Sarkozy que en un arrebato de sublim inteligencia, se presentó a los medios como un auténtico liberador del sistema económico, diciendo que los bancos, tenedores de deuda se implicarían con el rescate Griego, siguiendo siendo acreedores del país Heleno durante otros 30 años, por al menos el 70% de su deuda actual y con unos bonos a un tipo de interés fijo impuesto, no por los mercados y sí por los gobiernos.

Transcurridas 2 horas de esta locuaz intervención del primer ministro francés, advertimos en una entrevista en la bolsa que nos parecía una decisión adecuada (por fin se acepta la bancarrota de Grecia) pero veríamos que opinión tenían al respecto las agencias de rating. Efectivamente S&P dictó sentencia y argumentó que el roll over de la deuda de Grecia es una selective default, lo que significa precisamente una suspensión de pagos.

Aquí parece que los debates parlamentarios son tertulias de bar, en las que todo el mundo opinia y nadie decide. Por favor señores tomen asiento que el circo continuo.

El verdadero problema por el que atraviesan los PIIGS (Portugal, Irlanda, Italia, Grecia y España), es el siguiente:

–          La errónea política monetaria del BCE.

–          El endeudamiento y derroche de los recursos públicos.

–          Que los acreedores han permitido el derroche y endeudamiento prestando dinero a los gobiernos sin evaluar debidamente los riesgos asociados.

–          No ser capaces de haber creado en la bonanza económica economías productivas ni un sistema educativo competitivo y si una economía especulativa basada en el dinero fácil, la especulación y la ulterior destrucción de valor.

–          No saber tomar decisiones proactivas para dar respuesta a la crisis y actuar de forma reactiva en función de los mercados desde 2008.

Probablemente no sea capaz de  diagnosticar mejor lo que está sucediendo, sin embargo, tengo claro que en ninguno de los argumentos que puedan darse de esta crisis, las agencias de rating tendrán cabida, es demasiado ordinario pensar en cargarse al mensajero.

Lo curioso del caso, es saber porqué es un problema que el mensaje de las agencias de rating sea tan peligroso para las economías. El problema radica una vez más en los colaterales. Los bancos privados tenedores de deuda Griega, hasta la fecha pueden pedir créditos con el BCE u otros bancos en el sistema interbancario y como contrapartida o colateral, pueden ofrecer deuda pública. La deuda pública siempre ha sido el colateral con menor riesgo. De hecho, en la famosa curva de Markovitz la deuda Griega estaría ubicada en la parte de poco riesgo en 2008 (si me exalto en las críticas podría quedarme a gusto), pero no nos desviemos del tema que nos concierne. El BCE y el resto de bancos aceptan la deuda soberana y a cambio ofrece deuda, para que la puedan vender en forma de créditos al consumo o hipotecas. Hasta aquí todo correcto.   Lo irónico viene de que es la propia legislación del BCE la que exige a los bancos que la deuda pública ofrecida como colateral, sea una deuda calificada como segura, por las agencias de rating. Eso significa, que en el momento que en el que las agencias de rating, rebajen su nota de deuda basura a selective default, el BCE no aceptaría como colateral la deuda pública y por lo tanto exigiría nuevos activos como contrapartida de la deuda prestada, que al ser tan elevada provocaría de facto la bancarrota de algunas entidades bancarias y poniendo en riesgo el mismo BCE, creador de la norma.

¿Creen que no puede ser más dantesco? No se vayan que el acto continúa. Se advierte de la posible creación de una agencia de rating europea pública o semipública. Esto podría traducirse, en que como las agencias de rating no dicen lo que queremos que digan, para saltarnos la ley que nosotros mismos hemos creado, creamos una agencia de rating, para que diga lo queremos que se diga para cumplir con nuestra ley. A efectos prácticos, no sería más sencillo, que el BCE y las autoridades económicas europeas cambiaran la ley? No sería más sencillo que el propio BCE determinara que nivel de deuda es admitida como colateral en el sistema financiero europeo?

Finalmente mi asombro, culmina todas mis expectativas. Culpar a los poderes fácticos americanos de las decisiones oligopolísticas de las agencias de rating. Por favor, seamos objetivos. Las agencias de rating son agencias privadas. S&P pertenece a la editorial Mc Graw Hill cotizada en la bolsa de Nueva York; Moodys pertenece a Warren Buffet, el fondo Capital Work y centenares de inversores y Fitch a Fimalac, curiosamente empresa privada francesa, es decir, empresa europea.

Vamos a hablar claro por favor, Sra. Merkel, Sr. Sarkozy, Sr. Trichet y compañía. ¡No hay vuelta atrás! El sistema capitalista ha solucionado desde que Richard Nixon eliminara el patrón oro, las crisis inundando de liquidez los mercados. Eso ha instaurado una complacencia en los bancos, en el sentido de que el Estado ha sido el encargado de socializar las pérdidas bancarias. La prepotencia bancaria impuesta por la falta de humildad, provocada por la legislación a derivado en la degeneración del sistema capitalista. La severa crisis económica, actual ha puesto la deuda de USA en su techo máximo y obligando a la economía americana a elevar su nivel de deuda para no caer en suspensión de pagos. En Europa, las cosas se han hecho peor imposible y el sistema productivo europeo (excepto Alemania y algo en Francia) ha sido inexistente y se ha basado en una economía especulativa que ha terminado como terminan todas las burbujas desde hace varios siglos, con la destrucción de valor.

El sistema capitalista, es el sistema por el que se rige nuestra sociedad es un orden establecido por todos que debe evolucionar. La quiebra de Grecia es inevitable, y en esta ocasión, no nos equivoquemos, las entidades privadas deben asumir sus pérdidas, del mismo modo que deben aprender de sus errores cometidos por sus decisiones de inversión. Esta dolorosa purga de nuestro esquema social, debería sentar las bases para las futuras generaciones.

Por favor no culpen al mensajero, puesto que un error no se corrige buscando excusas. Las agencias de rating hacen su trabajo y aceptar el roll over de la deuda Griega significa, el selective default, es decir la suspensión de pagos, otra cosa sería hacer trampas en el solitario.

Grecia necesita lo que necesitaría una empresa en suspensión de pagos, una quita parcial de la deuda, la refinanciación a largo plazo con un tipo de interés asumible por Grecia. A partir de ahí, del mismo modos que las generaciones anteriores se levantaron de dos guerras mundiales, nuestra sociedad actual, deberá levantarse de esta grave crisis que pone en jaque el sistema capitalista.

Los Axiomas de Zurich

Sígueme en Twitter @JoanMarcRibes

Hace muchos años leí un artículo que me llamó mucho la atención. El libro de Max Gunther, titulado los Axiomas de Zurich, explicaba una serie de axiomas, que un grupo de especuladores Suizos, había creado, para sistematizar el comportamiento de los suizos. Los suizos siempre han demostrado su inteligencia, siendo un país neutral en medio de dos guerras mundiales y la cuna del dinero mundial. Un pequeño país de los Alpes, sin recursos naturales, sin mar, capaces de tener una importancia descomunal en los mercados financieros. Muestra de ello, son los grandes colosos financieros de Europa y cuna de vaqueros privados, así como la importancia de la divisa Suiza.

Los suizos, afincados en Wall Street, lograron recopilar las actuaciones que han hecho ricos a los Suizos, probablemente los mayores especuladores del mundo. Max Gunther, recapitula, para nosotros en su obra. Un libro, que compré en 1987 y me hizo una especial ilusión al recibirlo, desde México, con la tapa de color oro.

Veamos los Axiomas

El primer axioma mayor: sobre el riesgo

“La preocupación no es una enfermedad sino una señal de salud. Si usted no está preocupado, no está arriesgando lo suficiente”.

Axioma menor I

“Siempre juegue por apuestas importantes”

Axioma menor II

“Resista el atractivo de la diversificación”

El segundo axioma mayor: sobre la codicia

“Siempre tome su ganancia demasiado pronto”

Axioma menor III

“Decida por adelantado cuánto quiere ganar en una empresa, y cuando lo tenga, sálgase”

El tercer axioma mayor: sobre la esperanza

“Cuando el barco comienza a hundirse, no rece. Salte”

Axioma menor IV

“Acepte animosamente las pérdidas pequeñas como un hecho de la vida. Espere tener varias mientras espera una gran ganancia”

El cuarto axioma mayor sobre los pronósticos

“No se puede predecir la conducta humana. Desconfíe de cualquiera que afirma que conoce el futuro, aunque sea confusamente”

El quinto axioma mayor sobre los patrones

“El caos no es peligroso hasta que comienza a parecer ordenado.”

Axioma menor V

“Cuidado con la trampa del historiador”

Axioma menor VI

“Cuidado con la ilusión gráfica”

Axioma menor VII

“Cuidado con las ilusiones de correlación y casualidad”

Axioma menor VIII

“Cuidado con la falacia del jugador”

El sexto axioma mayor: sobre la movilidad

“Evite echar raíces. Impiden el movimiento”

Axioma menor IX

“No se deje atrapar en una empresa que resultó mal, por sentimientos como la lealtad y la nostalgia”

Axioma menor X

“Nunca dude en abandonar una empresa si aparece a la vista algo más atractivo”

El séptimo axioma mayor: sobre la intuición

“Se puede confiar en una corazonada si se la puede explicar”

Axioma menor XI

“nunca confunda una corazonada con una esperanza”

El octavo axioma mayor: sobre la religión y lo oculto

“Es improbable que el plan de Dios para el universo incluya hacerlo rico a usted”

Axioma menor XII

“Si la astrología fuera eficaz, todos los astrólogos serían ricos”

Axioma menor XIII

“No es preciso exorcizar una superstición. Puede disfrutarla, siempre que la mantenga en su lugar”

El noveno axioma mayor: sobre el optimismo y el pesimismo

“El optimismo significa esperar lo mejor, pero la confianza significa cómo manejará lo peor. Nunca haga un movimiento si simplemente se siente optimista”

El décimo axioma mayor: sobre el consenso

“Ignore la opinión de la mayoría. Probablemente está equivocada”

Axioma menor XIV

“Nunca siga modas especulativas. Con frecuencia, el mejor momento para comprar algo es cuando nadie lo quiere”

El undécimo axioma mayor: sobre la terquedad

“Si no da resultado la primera vez, olvídelo”

Axioma menor XV

“Nunca trate de salvar una inversión promediando hacia abajo”

El duodécimo axioma mayor: sobre la planificación

“Los planes a largo plazo engendran la peligrosa creencia de que el futuro está bajo control. Es importante que nunca se tome en serio sus propios planes a largo plazo, o los de otras personas”.

Axioma menor XVI

“Evite las inversiones a largo plazo”