Y ésto a mí, ¿cómo me afecta?

Grecia, Irlanda, Portugal, España e Italia han tenido que ser intervenidos por parte de la UE y en algunos casos del FMI. Podemos decir, concretamente, que Grecia se encuentra en Bancarrota, Irlanda y Portugal en suspensión de pagos, Italia llamada a hacer reformas urgentes y recortes presupuestarios contundentes para evitar el próximo paso que es la suspensión de pagos y España salvada, de momento, por los pelos, pero ayudada por el BCE comprando deuda pública.
Todo esto es nuevo para el ciudadano, que excepto la elevada tasa de paro y cierto miedo no entiende muy bien en qué le afecta esta crisis de deuda. La frase más escuchada en las conversaciones de economía doméstica es:

“Mientras no pierda mi empleo, realmente la crisis no me afecta”

El saber popular, acostumbra a ser sabio. En cierto modo, no deja de tener razón. Sin embargo la crisis afecta sobremanera al ciudadano. Vamos a tratar de explicar de un modo sencillo de qué modo afecta la crisis, al ciudadano.

Recortes sociales

El primer punto, son los recortes sociales. Las medidas de austeridad se centran en reducir el déficit. Históricamente, los estados han intentado salvar las crisis incrementando el gasto público. Estas medidas, sirven para sustituir la demanda privada. El hecho de gastar más de lo que se ingresa, hace que los estados entren en déficit, es decir pérdidas y las pérdidas incrementan la deuda. Los estados, no son empresas, por lo tanto, es normal que en épocas de recesión los estados entren en pérdidas para garantizar el estado del bienestar. En el momento actual, los gobiernos intentan recortar sus déficits para no ver incrementada su deuda exponencialmente y romper el pacto de estabilidad, firmado en el tratado para formar parte de le UE. Hay dos formas de recortar el déficit, bien recortando el gasto público o incrementando los ingresos. Para recortar el gasto, se recorta el estado social, con menos prestaciones. Un ejemplo, puede ser el copago en sanidad o menso funcionarios. La otra medida, consiste en incrementar los ingresos, bien fomentando el crecimiento económico para que las empresas ganen más dinero, contraten gente y el estado recaude más impuestos vía IRPF y IS. Además, el hecho de tener menos tasa de paro, proporciona indirectamente menos gasto público en materia de prestación por desempleo.

Actualmente, las autoridades políticas, parecen haber olvidado la segunda derivada y se han centrado en lo sencillo que es recortar el gasto público, sin plantear la segunda opción que consiste en estimular el crecimiento, para recaudar más impuestos.

Por lo tanto, actualmente el ciudadano está afectado por menos prestaciones sociales y por un panorama que no ayuda, para nada a la creación de empleo.

Elevado coste de financiación de los estados

La guerra desatada entre los especuladores y los gobiernos, tiene consecuencias directas en la riqueza del país. Por ejemplo, el caso más flagrante es Grecia. Grecia a un coste de financiación del 20% y una deuda sobre el PIB del 160%, utiliza el 32% del PIB para pagar intereses de su abultada deuda. En Italia, con un 120% de deuda sobre el PIB y un coste de financiación del 7.20%, destina el 8.64% de su PIB para pagar intereses y en España, con una deuda del 70% y un coste del 5.7%, utiliza el 3.99% de su PIB para pagar intereses.

Ello no significa que los países paguen más dinero de facto, simplemente significa que en caso de ir a los mercados a buscar financiación, pagarían estos intereses, lo que haría insostenible el modelo económico. Ello repercutiría en un incremento de riesgo país, y al incrementar el riesgo país, los bancos, tendrían que provisionar pérdidas, al perder valor la deuda pública adquirida y ello repercutiría en menos créditos a consumidores y empresas y más caros, y dificultades para acudir a los mercados a buscar financiación.

Ello repercute directamente al contribuyente, ya que de alguna manera, el 4% de la parte retenida en su nómina se destina a pagar intereses y en ningún caso, en prestaciones sociales.

Dificultad para encontrar financiación

Como vemos, los recortes presupuestarios de los gobiernos, incitan a la ralentización económica. Con ralentización económica es difícil recuperar la tasa de paro y amortizar la deuda. Lo que genera, como decíamos el círculo vicioso de: ralentización, más riesgo país, pérdidas bancarias, menos crédito, más ralentización. Ello tiene repercusiones muy negativas para el sistema financiero que tiene dificultades para acceder al crédito y se centra en su activo, es decir, en su cartera de préstamos, para reducirla y así mejorar su solvencia.

Ello repercute directamente en el ciudadano, con menos préstamos, más caros y dificultad de mejorar el mercado laboral.

¿Hay solución?

Aunque el panorama, se presenta desalentador, hay dos medidas claves para salir de esta grave crisis. La primera es una solución cortoplacista, la segunda y más importante a largo plazo.

Solución a corto plazo:

El problema actual, es que los mercados de deuda pública han entrado en pánico. Los inversores tienen miedo a que los estados entren en suspensión de pagos y del mismo modo que los inversores en bonos Griegos perderán un 50%, tienen miedo de que eso suceda en toda la zona euro. Ante esta situación, los mercados empujan los precios de los bonos a la baja, lo que provoca un coste de financiación que hace in sostenible la deuda. Ello provoca, que los estados incrementen su deuda, únicamente para pagar intereses. Hay una forma de calmar los mercados. El fondo de estabilidad. El fondo de estabilidad, se acordó incrementarlo hasta 1 billón de euros. De momento la demora en su creación, debido a la espantada del ministro Papandreu, ha provocado que parezca insuficiente, ante la amenaza de Italia con una deuda de 2 billones de euros. Algunos economistas, defienden que el fondo debería tener alrededor de 4 billones. Este fondo, es algo más psicológico que real, del mismo modo que hay un fondo de garantía de depósitos que garantiza 100 mil euros a los depositarios, para evitar los pánicos bancarios, el fondo de rescate, garantizaría a los inversores en deuda pública, el posible impago de algún país.

Recapitalizar los bancos, serviría para que los bancos pudieran tener más certidumbre, respecto al impago de deuda pública y debería mejorar el mercado mayorista de crédito, es decir el mercado en el que los bancos se financian para prestar.

Bajar tipos de interés al 0,5% y un inyectar liquidez para que los bancos pudieran pedir prestado dinero barato para invertirlo en deuda pública y así poder tener beneficios que le permitieran mejorar su core capital y a su vez prestar dinero a las empresas y a los consumidores. Ello provocaría una subida en el precio de la deuda pública y mejoraría el coste de financiación de los países. Además, ello favorecería en depreciar a la divisa común lo que beneficiaría a los países con más problemas, al mejorar la competitividad internacional permitiendo más exportaciones.

Estas medidas, son medidas que favorecen el crecimiento económico, fomentan el crédito y permiten incrementar el consumo. Lo que significa pasar del círculo vicioso, al círculo virtuoso: más créditos a consumidor y empresas, más consumo, más empleo, más impuestos, mejora del riesgo país, mejora del balance de los bancos, más crédito y así sucesivamente.

Solución a largo plazo:

A pesar de que la teoría parece convincente, aplicar es complicado. Alemania, paree excusarse en la absurda idea de lucha contra la inflación. La inflación es un tema tabú en Alemania, ya que en época de la primera guerra mundial, Alemania vivió una hiperinflación brutal. El dinero perdió todo su valor. Con esta excusa, el BCE vigila la inflación y las políticas del BCE son claramente beneficiosas para Alemania.

Excusa o no, no cabe duda de que a corto plazo, a medida que Europa empeora su coste de financiación, a Alemania le sale más barato. Los especuladores utilizan estrategias de trading, conocidas como spreads. Ello consiste en vender deuda de países con problemas y comprar deuda Alemana. De esta forma, la actitud es perniciosa, puesto que a Alemania, se le reduce el coste financiero. El tener un Euro caro, es cierto que perjudica las exportaciones alemanas, sin embargo, la realidad es que Alemania exporta el 40% en la zona euro lo que no afecta la fortaleza del euro y importa fuera de la eurozona, lo que significa que compra barato gracias a un euro fuerte.

Esta actitud egocéntrica de Alemania debería de cambiar, ya que la gran recesión europea, ha provocado que los bancos alemanes tenedores de deuda pública europea, tengan un gran problema, lo que paraliza el crédito por lo tanto, frena el crecimiento económico de Alemania, como hemos podido ver en los principales indicadores adelantados ZEW y IFO.

Ahora, una vez puesto en marcha el euro, todo comentario catastrofista que predice el fin del euro, carece de sentido. En la vida todo es posible, por supuesto. Pero es inviable que desaparezca el euro. Europa se financia externamente, lo que hace inviable esta hipótesis. Se necesita unidad fiscal, unificación de criterios, creación del eurobono y un ente de gobierno independiente que permita ejecutar directamente desde la UE.

Además, los países miembros necesitan reformas estructurales, como pueden ser mejorar el mercado laboral, mejorar las prestaciones sociales y sanidad y hacerlas sostenibles y mejorar el sistema educativo.

No nos engañemos, las medidas a largo plazo darán sostenibilidad al sistema capitalista a largo plazo, ejemplos como el de Suecia o Holanda en la reforma de su mercado laboral pueden ser la base y un sistema de prestaciones sociales, adaptable a la pirámide de población una de las opciones.

Además, legislar y regular el sistema financiero, concretamente el crédito. La forma más simple, es evitar el crédito especulativo, es decir dejar dinero para especular en los mercados y fomentar el crédito productivo, es decir dejar prestado a empresas para invertir en desarrollo de negocios. Pero antes de pensar a largo plazo, tenemos que salvar el sistema financiero a corto plazo.

Anuncios

2 comentarios en “Y ésto a mí, ¿cómo me afecta?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s