Psicología uno de los pilares del trading

Este artículo hace referencia en cierto modo a aspectos psicológicos del inversor (usted) y el mercado como masa. Sin embargo, le recomiendo leer el libro: Psicología del trading (2003) del doctor Brett N. Steenbarger. Manual especialmente útil para aprender a dominar su psicología.

  • ¿Qué es el precio?

De entre todas las definiciones que he leído, la mejor definición del precio es la que ofrece Alexander Elder en su libro Trading for a living (1993), quien dice:

«Cada precio es el consenso momentáneo sobre un activo entre compradores, vendedores y operadores indecisos en el momento de una transacción«.

El valor de una empresa es lo que vale un negocio. Si fuéramos propietarios de una empresa, ¿a qué precio la venderíamos? El precio oscila entre la euforia y el pánico, por lo tanto, millones de traders hacen oscilar los precios alrededor del valor creando oportunidades de compra y de venta.

Detrás de los precios hay compradores, vendedores y operadores indecisos. Tenga presente que hay diferentes tipos de inversores. Vamos a distinguir entre cinco tipos de trading:

Trading direccional. El trading direccional es lo que vulgarmente se conoce como inversión. Es la toma de posiciones a largo plazo, intentando cazar tendencias intermedias, que pueden durar meses y a veces años. El inversor value, por ejemplo, es un ejemplo de trader direccional.

Trading contra tendencia. Hay operadores que buscan cazar operaciones en los picos y valles de las tendencias. Podemos encontrar operadores que operan contra las medias móviles, contra las rupturas falsas, etc.

Swing trading. El swing trading es el trading que intenta cazar tendencias de corto plazo. Es un estilo operativo parecido al trading direccional pero, en lugar de utilizar gráficos diarios y semanales, utiliza gráficos horarios de 30 o 15 minutos. El swing trading es adecuado para pequeños operadores, puesto que requiere limitar mucho las pérdidas, a diferencia del trading direccional. Las tendencias del swing trading que duran días pueden representar tendencias que duren meses en el trading direccional. Un adecuado control del money management hace que el swing trading sea el trading más popular en la actualidad.

Scalping. El scalper es el inversor que busca cazar el diferencial entre Bid (oferta) y Ask (demanda). Los spreads que hay en algunos contratos con liquidez baja hacen que los scalpers busquen multitud de pequeños beneficios. También hay scalpers que buscan pequeños beneficios, en rupturas de volatilidad. La gran particularidad del scalping es que hay que dejar correr las pérdidas y cortar la ganancia. Obviamente, teniendo unas reglas para cortar la pérdida. Pero una operación perdedora puede significar tirar al trasto 10 operaciones ganadoras. Si lo definimos vulgarmente, podemos decir que los scalpers, beben como mosquitos y mean como elefantes. Sólo haga scalping si es un inversor con una performance importante que le respalde y tiene un patrimonio líquido importante.

Especulación. Ya sabemos, si atendemos a la definición de Graham,  que un especulador es un trader indeciso, que opera en el mercado a salto de mata. Toma decisiones impulsivas y va detrás de los precios.

   
  Supongamos un gráfico. El mercado ha subido verticalmente de 5 USD a 15 USD. En 15 USD tiene un máximo histórico. El valor se toma un respiro hasta los 12 USD. Tras la corrección, el mercado rebota de nuevo hacia los 15 USD. Posteriormente, vuelve de nuevo a los 12 USD, para rebotar de nuevo a los 15 USD.

Esta pauta es una pauta básica del chartismo, un rectángulo que puede ser de cambio de tendencia o bien de continuidad. Dejemos de un lado todo lo que ha sucedido hasta la fecha. Ahora estamos en 15 USD. Por un lado, tenemos en los 15 USD los traders direccionales. Algunos traders direccionales han tomado una decisión acertada y, una vez el precio ha marcado un nuevo valle en los 12 USD, ha ubicado el stop profit a 11.85 USD. El trader direccional está feliz puesto que ahora ya tiene un beneficio de 5 USD a 11.85 USD. El trader cierra el ordenador y se centra en otras operaciones. Por otro lado, está el trader direccional que ha tomado una mala decisión. Ha ubicado el stop en los 12 USD, y el mercado lo ha barrido. El mercado se ha girado en su contra. Está furioso consigo mismo y está dispuesto a comprar a 12.50 USD.

El swing trader está feliz. El mercado tiene una buena volatilidad, ha comprado en 12 USD y ahora está con un stop profit por debajo del último valle intradiario. Supongamos en 11.85 USD. El swing trader es profesional, sabe que la mayoría de las rupturas son falsas, por lo tanto, está dispuesto a cerrar la posición y vender al descubierto si los precios realizan una ruptura falsa.

Finalmente, están los scalpers, intentando cazar una ruptura del rectángulo para ponerse al descubierto tan pronto la ruptura sea falsa.

La ruptura se produce y los precios pasan de 15 USD a 15,20 USD. En la ruptura han influido los traders direccionales, que se han quedado fuera del mercado. Su error lo van a pagar caro si los precios rompen en falso, pero su arrepentimiento hace que se lancen tras los precios. Ponen un stop en 11,95 USD, por si la ruptura es falsa. Los scalpers se lanzan a la caza de la ruptura. Y el swing trader, sube su stop profit y se prepara para invertir su posición. Supongamos que la fuerza de los traders direccionales y los scalpers no atrae nuevos inversores.

Los scalpers, cierran su posición y se giran en corto. Tirando el valor a 12 USD. Los swing traders ven como les salta su stop profit y se giran en descubierto al ver que la ruptura es falsa. Los traders direccionales son empapelados por el mercado y ejecutan sus stops. Los precios retroceden a 11,50 USD.

Ante estos operadores hay especuladores que dan volatilidad a la ruptura y a la bajada lanzando operaciones a mercado impulsivas.

 
   

Este es sólo un caso de lo que es el mercado. Una lucha encarnizada entre operadores. Cada operador busca su negocio. A los traders profesionales les encanta cazar las rupturas falsas. La gran mayoría de rupturas son falsas. Si tiene un control de los stops y del tamaño de las posiciones, comprobará como las pérdidas serán puntuales. Vea las pérdidas como un coste de su negocio de trading. Si es constante y confía en su sistema, las pérdidas formaran parte de las ganancias.

Anuncio publicitario

Los Axiomas de Zurich

Sígueme en Twitter @JoanMarcRibes

Hace muchos años leí un artículo que me llamó mucho la atención. El libro de Max Gunther, titulado los Axiomas de Zurich, explicaba una serie de axiomas, que un grupo de especuladores Suizos, había creado, para sistematizar el comportamiento de los suizos. Los suizos siempre han demostrado su inteligencia, siendo un país neutral en medio de dos guerras mundiales y la cuna del dinero mundial. Un pequeño país de los Alpes, sin recursos naturales, sin mar, capaces de tener una importancia descomunal en los mercados financieros. Muestra de ello, son los grandes colosos financieros de Europa y cuna de vaqueros privados, así como la importancia de la divisa Suiza.

Los suizos, afincados en Wall Street, lograron recopilar las actuaciones que han hecho ricos a los Suizos, probablemente los mayores especuladores del mundo. Max Gunther, recapitula, para nosotros en su obra. Un libro, que compré en 1987 y me hizo una especial ilusión al recibirlo, desde México, con la tapa de color oro.

Veamos los Axiomas

El primer axioma mayor: sobre el riesgo

“La preocupación no es una enfermedad sino una señal de salud. Si usted no está preocupado, no está arriesgando lo suficiente”.

Axioma menor I

“Siempre juegue por apuestas importantes”

Axioma menor II

“Resista el atractivo de la diversificación”

El segundo axioma mayor: sobre la codicia

“Siempre tome su ganancia demasiado pronto”

Axioma menor III

“Decida por adelantado cuánto quiere ganar en una empresa, y cuando lo tenga, sálgase”

El tercer axioma mayor: sobre la esperanza

“Cuando el barco comienza a hundirse, no rece. Salte”

Axioma menor IV

“Acepte animosamente las pérdidas pequeñas como un hecho de la vida. Espere tener varias mientras espera una gran ganancia”

El cuarto axioma mayor sobre los pronósticos

“No se puede predecir la conducta humana. Desconfíe de cualquiera que afirma que conoce el futuro, aunque sea confusamente”

El quinto axioma mayor sobre los patrones

“El caos no es peligroso hasta que comienza a parecer ordenado.”

Axioma menor V

“Cuidado con la trampa del historiador”

Axioma menor VI

“Cuidado con la ilusión gráfica”

Axioma menor VII

“Cuidado con las ilusiones de correlación y casualidad”

Axioma menor VIII

“Cuidado con la falacia del jugador”

El sexto axioma mayor: sobre la movilidad

“Evite echar raíces. Impiden el movimiento”

Axioma menor IX

“No se deje atrapar en una empresa que resultó mal, por sentimientos como la lealtad y la nostalgia”

Axioma menor X

“Nunca dude en abandonar una empresa si aparece a la vista algo más atractivo”

El séptimo axioma mayor: sobre la intuición

“Se puede confiar en una corazonada si se la puede explicar”

Axioma menor XI

“nunca confunda una corazonada con una esperanza”

El octavo axioma mayor: sobre la religión y lo oculto

“Es improbable que el plan de Dios para el universo incluya hacerlo rico a usted”

Axioma menor XII

“Si la astrología fuera eficaz, todos los astrólogos serían ricos”

Axioma menor XIII

“No es preciso exorcizar una superstición. Puede disfrutarla, siempre que la mantenga en su lugar”

El noveno axioma mayor: sobre el optimismo y el pesimismo

“El optimismo significa esperar lo mejor, pero la confianza significa cómo manejará lo peor. Nunca haga un movimiento si simplemente se siente optimista”

El décimo axioma mayor: sobre el consenso

“Ignore la opinión de la mayoría. Probablemente está equivocada”

Axioma menor XIV

“Nunca siga modas especulativas. Con frecuencia, el mejor momento para comprar algo es cuando nadie lo quiere”

El undécimo axioma mayor: sobre la terquedad

“Si no da resultado la primera vez, olvídelo”

Axioma menor XV

“Nunca trate de salvar una inversión promediando hacia abajo”

El duodécimo axioma mayor: sobre la planificación

“Los planes a largo plazo engendran la peligrosa creencia de que el futuro está bajo control. Es importante que nunca se tome en serio sus propios planes a largo plazo, o los de otras personas”.

Axioma menor XVI

“Evite las inversiones a largo plazo”